viernes, 8 de mayo de 2015

CAMAS DE FAQUIRES por Eva Antón Bravo




He aquí un aperitivo de lo que se puede encontrar en mi recién aparecido libro: Camas de faquires.
Una poesía conceptual, sintética, escrita desde una esquina recóndita entre el hígado y el corazón.

Los poemas de este libro, pinchan, como lo hacen las púas de la cama del faquir.
Cada púa constituye un reto, una preocupación, una crítica o un deseo. Sobre todas ellas se tiende el faquir, cada noche; algunas le hacen daño, otras le hacen pensar, algunas sonreír y en su conjunto:  
todas ellas le curten.

Si queréis pincharos con los poemas de mi libro y adquirir un ejemplar hacédmelo saber,
escribiéndome a:

esaquesisoyyo@gmail.com


 También podéis asomaros al blog de Juan José Parcero Aznar y leer la reseña de Camas de faquires:

 http://enelvertigodelosbesos.blogspot.com.es/p/resenas.html


Eva Anton Bravo, Camas de faquires, Albacete, Uno editorial, 2015.



APERITIVO

Rocío su cuerpo con nata líquida.
Enciendo el horno.


 

MUTANDI

He dejado a J.
He cortado las uñas al gato.
He afeitado al cactus.

Al fin, caricias sin dolor.




CAMA ELÁSTICA

¿Por qué, siendo mi cama horizontal, tengo sueños
v
e
r
t
i
c
a
l
e
s?


 

domingo, 1 de marzo de 2015

Ave Fénix


Resurjo de mis cenizas, en primer lugar, para desearos, a todos los que me estáis poniendo falta desde hace tiempo, un agradable 2015.
Espero que la cantidad de nieve que ha caído estos días sea proporcional a la cantidad de bienes que va a traernos este recién estrenado año.
Por mi parte, muchas lecturas, viajes y películas cargo en mi mochila desde la última vez que los compartí con vosotros, como muestra, sirva: El vagón de las mujeres de Anita Nair, un libro que fue el prólogo de mi viaje a la India del Sur, el verano pasado, y que muestra con sensibilidad y delicadeza la condición de la mujer en el subcontinente; y dos películas, una clásica: Tener o no tener (To have and have not) de Howard Hawks, con un Humphrey Bogart y una Lauren Bacall espléndidos, basada en la novela homónima escrita por Ernest Hemingway en 1937 y ambientada en la isla de La Martinica durante la Segunda Guerra Mundial. Es una película sobre el amor, la amistad y el compromiso social y donde Lauren Bacall engatusa a Humphrey Bogart con su voz melodiosa, acompañada por las notas del piano.
Y la otra recomendación fílmica es una película contemporánea: el último trabajo de Woody Allen, Magia a la luz de la luna, (Magic in the Moonlight); una historia entretenida con humor y sarcasmo, ambientada en la Costa azul y en la Provenza francesa donde Colin Firth y Emma Stone representan a dos personajes antitéticos que acaban limando sus diferencias. Lo mejor de la película, sin duda, son los paisajes naturales de la Provenza francesa y la casa de la tía Vanessa; lo peor, la voz del doblaje al español de la protagonista.
Ya es la segunda vez que me llama la atención una voz femenina en una película de Woody Allen, la última ocasión fue en Si la cosa funciona; me pregunto si será algo buscado..., ¿quizás, una estrategia? ¿Woody intenta restarle belleza a sus personajes femeninos atribuyéndoles una voz brusca o desagradable para provocar una reacción o rechazo iniciales y luego ir construyendo su personaje a medida que avanza la trama y derrocar ese primer sentimiento?
¿O simplemente es una elección desafortunada?...
En cualquier caso, resulta interesante...