domingo, 29 de diciembre de 2013

El regalo perfecto

Al parecer, el tipo de regalo que uno desea hacer debe ser inversamente proporcional al número de años que hace que se conoce a la persona a la que va dirigido, multiplicado por el grado de consanguinidad y dividido por la cercanía o afinidad que se tenga con el susodicho. Al resultado al que sumarle un cierto gusto empático y dejar a un lado el cuadrado de los catetos.
Se envuelve todo en celofán, y se culmina la operación con un lazo, obteniendo, así, el regalo perfecto.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

El camión de los Clicks

Me pregunto qué hará el resto del planeta en este día de Navidad. Mis progenitores duermen frente al televisor, y yo me escapo de esta realidad anodina, gracias a este sitio web. Creo que estamos presos de las convenciones y que resulta más sencillo dejarse llevar que plantarles cara. Eso sí, he de decir que el gordito Papá Noel llegó anoche a casa de mis padres, y mi sobrino recibió el "camión de basura de los Clicks" con una alegría desorbitada: "¡Justo lo que quería, todo la vida esperando este camión...!" (toda su vida son cuatro años, claro), pero nos convenció a todos de que lo ansiaba. Me resultó entrañable, recordar que, a su edad, un juguete puede colmar todas las ilusiones, y que desafortunadamente, treinta y pico años después, casi nada lo logra ya.
¿Dónde está mi camión de los Clicks?

Echándole un pulso a la tecnología, he creado este blog. He aquí un altavoz desde mi ventana al mundo. ¡Ahí voy!